Economía y día de muertos: un balance de vivos.


El día de muertos es un espacio de esperanza y reencuentros. La celebración que implica la posibilidad de volver a ver a seres queridos junto a sus olores, sabores y colores se ha convertido en una actividad sumamente atractiva para los viajeros del mundo. Los desafíos de este siglo y la actual pandemia son un verdadero reto para esta tradición

La pandemia y el cierre de fronteras de algunos países fue un duro golpe para la economía internacional, sobre todo para países en vías de desarrollo y subdesarrollados. Para algunos de estos, los servicios turísticos son una de las principales actividades económicas y representa buena parte de su PIB[1]; en esta temporada, durante el año 2019 se captó aproximadamente 44,7 millones de turistas extranjeros, 8.3% más en comparación con el 2018[2] en México. Del total, a Oaxaca llegaron 52 mil 122 turistas y generaron una derrama económica de 89 millones de pesos. Con el semáforo rojo del Covid-19 se cancelaron las comparsas, las visitas al panteón y en general todos los eventos que implicaran aglomeración de personas. El cierre de pequeñas y medianas empresas ha sido una de las consecuencias del confinamiento y con ello muchas fuentes de ingresos. Respecto al resto de la República, Oaxaca ha sido el estado con menos cierres definitivos[3] con un 13.88%; pero mientras algunos cerraban sus puertas para jamás abrirlas nuevamente en la verde Antequera, se crearon un 11.14% de nuevos negocios, respecto al total de nuevos proyectos a nivel nacional.

Lamentablemente muchas personas fallecieron a causa de dicho virus y nuevas fotos se añadieron a los altares familiares. Los que se quedaron deben lidiar con el costo de los bienes y servicios necesarios para vivir, los cuales cada vez son más caros. La cámara nacional de comercio, servicios y turismo (CANACO) indica que una familia en promedio gasta $465.00 pesos en un altar; los productos más comunes son las velas, flores amarillas, calaveras de azúcar, agua o bebidas alcohólicas, alimentos y fotografías, el costo puede variar según los niveles que tenga y de que tan esplendido se quiera ser con sus difuntos, pero puede ir de los $300.00 a los $1000.00.

9 de cada 10 mexicanos celebran día de muertos, lo cual la convierte en la celebración más grande de todo el país y; a pesar de que el peligro de la pandemia no se ha ido del todo, el hartazgo social por el confinamiento se ve en las calles abarrotadas de la capital Oaxaqueña. La dependencia de los ingresos por turismo pone en predicamento a la salud pública, pues se tiene el temor de una cuarta posible ola de COVID y nuevamente el cierre parcial de actividades tanto sociales como económicas.

El ritmo de vida actual va demasiado rápido, y al final nadie quedará para poder presumir que tal “le fue en la feria”[4]. La muerte no sabe de clases sociales y ni el hombre más rico del mundo puede hacerle una oferta tentadora a la parca.


[1]El producto interior bruto (PIB) es un indicador económico que refleja el valor monetario de todos los bienes y servicios finales producidos por un territorio en un determinado periodo de tiempo. Se utiliza para medir la riqueza que genera un país. [2] Datos facilitados por la secretaría de Turismo. [3] Cifras respecto a los negocios existentes en el 2019, el estado con mayor porcentaje de cierre definitivo fue Quintana Roo con el 31.88%. [4] Se utiliza para indicar que cada persona suele expresar sus opiniones sobre algo concreto según la experiencia que ha tenido en un asunto determinado.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo